Casa Z 
Vivienda unifamiliar en Gran Canaria

El desnivel modela la parcela en dos bancales. Abajo, la piscina y el porche, ambos semienterrados, separados de la carretera por un talud de vegetación muy densa. Ambos resueltos en un solo gesto, con un único material. Más próximo al mundo del bancal o del estanque que al de la construcción residencial. Arriba, la casa, apoyada sobre el terreno como un papel replegado, en zigzag. Rotunda en su lectura pero a la vez flexible en su construcción.

 

La casa es un armazón que se expande y contrae…es teóricamente infinita… una estructura isotrópica cortada por un contorno determinado de forma aproximadamente rectangular…bandas paralelas de distintas alturas…organización libre, troquelada por pequeños jardines…la casa es como el faldón de una cortina, que se eleva y desciende repetidas veces.

 

El corte de este zigzag construye la fachada, que se cierra sólo por vidrios o celosías: de madera en los aireadores, de hormigón en los patios.

El interior es la superposición o yuxtaposición de los espacios resultantes de esos pliegues. Espacios tubulares, lineales, iluminados por uno o dos de sus extremos.

El exterior penetra en la casa por el salpicado de patios y por la extrema sencillez de esos espacios tubulares que terminan totalmente acristalados en su frente y que enmarcan las vistas.

Ubicación: Las Palmas de Gran Canaria

Fecha: 2011

Superficie: 850 m²

Cliente: Privado

Fotografía: Miguel Curbelo 

Publicaciones:

Plataforma Arquitectura

Architizer