Casa Alongada 
vivienda unifamiliar y clínica dental 

La parcela sobre la que se asienta la edificación propuesta tiene una posición privilegiada.  Sus vistas al naciente son excepcionales, dominando la bahía de Las Palmas y el Puerto.

 

Esta situación ha determinado en gran medida la posición de la casa, que se “alonga” sobre el paseo de la cornisa queriendo hacer suyas las vistas.

 

Pero, lejos de lo que habíamos planteado al inicio, lo que finalmente más condicionó la forma de los dos edificios, no fue la vista, ni el programa, sino el subsuelo.  Gran parte de la parcela se encuentra sobre relleno profundo, y esto marcó y condicionó fuertemente posición y estructura de ambos edificios.  Los pilares se sitúan en el perímetro “adecuado” que señala el estudio geotécnico, evitando el relleno, y el resto de la edificación se expande en vuelo hacia el norte y el naciente.  El gesto de volar hacia estos extremos condiciona la forma final en grado máximo; una vez aceptado el riesgo y la apuesta por una estructura tan potente ya sólo restaba dejar patente su razón de ser.

La estructura de hormigón visto fuertemente texturizado queda vista en el interior y el exterior de la edificación, aportándole al conjunto ese aspecto tan “tectónico” que puede apreciarse en la maqueta.  El resto de los paramentos se reducen así a su papel de nuevo cerramiento secundario, en el que no se diferencian compositivamente, los huecos de los planos ciegos.

Ubicación: Las Palmas de Gran Canaria

Arquitectos: Jose Antonio Sosa, 

Miguel Santiago 

Fecha: 2003

Superficie: 627,95 m²

Cliente: Privado